lunes, 19 de febrero de 2018

Asesinato en el Orient Express, de Agatha Christie



El Orient Ex­press par­te una vez más ha­cia los exó­ti­cos pai­sa­jes que ja­lo­nan su ru­ta de Es­tam­bul a Ca­lais. Sin em­bar­go, en es­ta oca­sión el via­je no trans­cu­rri­rá con la pla­ci­dez de cos­tum­bre: el tren que­da­rá blo­quea­do por la nie­ve y apa­re­ce­rá el ca­dá­ver de un pa­sa­je­ro ase­si­na­do. ¿Quién pue­de ser el ase­si­no de en­tre to­dos los via­je­ros? ¿La prin­ce­sa ru­sa?, ¿uno de los no­bles hún­ga­ros?, ¿el ven­de­dor de la Ford?, ¿el ama de ca­sa nor­tea­me­ri­ca­na? ¿O qui­zás al­guien del ser­vi­cio?

Por suer­te, Poi­rot tam­bién se ha­lla allí y, gra­cias a sus cé­lu­las gri­ses, lo­gra­rá ar­mar un la­bo­rio­so rom­pe­ca­be­zas que arro­je luz a es­te com­pli­ca­do ca­so.

La autora

Nacida en Torquay en 1891, Agatha Christie recibió la típica educación victoriana impartida por institutrices en el hogar paterno. Tras la muerte de su padre, se trasladó a París, donde estudió piano y canto. Contrajo matrimonio en 1914 y tuvo una hija, pero su matrimonio terminó en divorcio en 1928. Dos años después, durante un viaje por Oriente Medio conoció al arqueólogo Max Mallowan, con quien se casó ese mismo año; a partir de entonces pasó varios meses al año en Siria e Irak, escenario de Ven y dime cómo vives (Andanzas 50, ahora también en la colección Fábula) y de alguna de sus novelas policiacas, como Asesinato en Mesopotamia o Intriga en Bagdad. Además del gran éxito de que disfrutaron sus célebres novelas, a partir de 1953 ganó celebridad con las adaptaciones teatrales de sus novelas en el West End londinense. En 1971 le fue concedida la distinción de Dame of the British Empire. Murió en 1976.


Impresiones

Tenía mono de novelas de misterio clásicas y como han estrenado la película, pues decidí leerla de nuevo, no sé cuántas veces la he leído ya. Pero no me importa volver a leerla, es una de mis favoritas de esta autora, junto con Diez Negritos y La casa torcida.

La verdad que es difícil comentar algo de esta novela sin destripar nada. Todos sabemos que se comete un crimen en el tren Orient Express de camino a París y con tal mala suerte para el asesino que Hércules Poirot se encuentra en uno de los departamentos al lado del que ocupa el asesinado. Y se va a encargar de descubrir al asesino. Va a utilizar sus famosas células grises, pero no es un asesinato fácil de resolver, están en medio de la nada, rodeados de nieve, pues el tren se ha averiado. Un crimen que parece ser cometido por una persona que ha escapado del tren, pero en medio de la ventisca es imposible, por lo tanto, el asesino es uno de los que viajan en dicho tren, pero nadie parece conocer al asesinado ni conocerse entre ellos y todos tienen buenas coartadas.

Una novela entretenida, con un buen final que te mantiene intrigado hasta las últimas páginas donde nuestro querido Poirot resuelve el misterio. Una novela que si sois amantes de los misterios os gustará, aunque no creo que quede mucha gente sin haberla leído, pues creo que es de las más leídas de la autora.

4 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla

miércoles, 14 de febrero de 2018

El envío, de Sebastian Fitzek






Un nuevo magnífico thriller del autor de Terapia, El pasajero 23 y El proyecto Joshua.


Desde que fue violada en una habitación de hotel, la joven psiquiatra Emma Stein ya no abandona su casa. Había sido la tercera víctima de un psicópata asesino y la única que escapó con vida, aunque sin verle la cara.

Un día el cartero deja un paquete destinado a su vecino, a quién no conoce. Al aceptarlo no imagina que está a punto de comenzar su peor pesadilla...

El autor

Sebastian Fitzek (1971) estudió Derecho. Antes de dedicarse a la escritura, trabajó como periodista, editor y director de programación para varias emisoras de radio. También ha desarrollado programas de televisión, y actualmente es socio de una de las más importantes consultorías alemanas para la industria radiofónica.

Fitzek comenzó su carrera literaria con el libro de intriga psicológica Terapia, que se convirtió en todo un bestseller y con el que consiguió el Premio Friedrich Glauser. Varias de sus obras han sido llevadas al cine y la televisión con gran éxito de público.

Con más de cuatro millones de ejemplares vendidos en todo el mundo, Fitzek ha sido traducido a más de veinte idiomas. De entre su obra habría que destacar títulos como Terapia, El experimento, Pasajero 23 o El sonámbulo

Impresiones

El primer libro que leí de este autor fue Pasajero 23, libro que me gustó mucho. Después leí El proyecto Joshua que también fue una novela que disfruté, no tanto de Escuela de sangre. Esta es pues la cuarta novela del escritor que leo.

Emma Stein es una psiquiatra que fue violada en una habitación de hotel y desde entonces vive encerrada en su casa por miedo a que le pueda pasar de nuevo. No se fía de nadie y teme a todo el mundo. Está casada con un policía que tiene que ausentarse muy a menudo de casa por temas de trabajo y es responsable de atrapar al violador al que apodaron el Peluquero, pues rapaba a sus víctimas. De hecho, Emma es la única que parece que ha dejado con vida, por lo que no todo el mundo la cree. Emma vive en un barrio residencial y su casa cuenta con un amplio sistema de vigilancia y protección. Una mañana, el cartero le deja un paquete para su vecino al que no conoce y ahí empieza su paranoia. Paranoia que le hará investigar e incluso salir de casa, cosa que hace muchos meses que no hace.

Desde el principio sabemos que algo ocurrió hace tres semanas, ese día aciago en el que se hizo cargo del paquete para su vecino. Y su abogado intentará que le cuente que pasó realmente ese día. Así que, Emma vuelve al pasado y nos cuenta que sucedió.

Es un thriller dinámico, que al principio me recordó otra novela que había leído y me hacía pensar que se solucionaría igual y me equivoqué. No sabemos qué pasó, pero sí que pasó algo que hace que esté retenida. Empieza a contar su historia y es tan rara que no sabemos si de verdad le pasó o se lo imaginó. Y cuando crees saber realmente que sucedió, da un giro tan sorprendente que te deja con la boca abierta.

Es una lectura ágil y ligera con estilo directo y lenguaje sencillo, en la que destaca la atmosfera inquietante que el autor sabe plasmar. Una novela que te mantiene atrapada y que a base de capítulos cortos no puedes dejar de leerla y con la excusa de uno más, la lees en un suspiro.

Hay una pequeña cosa que no me ha convencido, pero no le resta. Como no quiero contar nada de la trama, porque soy de la opinión que es mejor no saber nada o saber lo mínimo, soy os digo que tiene que ver con Arthur y un armario y es la solución a ese enigma que no me ha convencido. Si lo leéis o ya lo habéis leído me comprenderéis.

Resumiendo, con una trama potente, adictiva y bien hilada, el autor ha sabido entretejer una novela que mantiene la tensión hasta el final. Una novela que recomiendo a todo aquel amante de los thrillers psicológicos.

4 estrellas en Goodreads

Nos leemos

Ayla

lunes, 12 de febrero de 2018

La inquilina de Wildfell Hall, de Anne Brontë



 Tras muchos años de abandono, la ruinosa mansión de Wildfell Hall es habitada de nuevo por una misteriosa mujer y su hijo de corta edad. La nueva inquilina -una viuda, al parecer- no tarda, con su carácter retraído y poco sociable, sus opiniones a menudo radicales y su extraña, triste belleza, en atraer las sospechas de la vecindad, a la vez la rendida admiración de un joven e impetuoso agricultor. Pero la mujer tiene, en efecto, un pasado...más terrible y tortuoso si cabe de lo que la peor de las murmuraciones es capaz de adivinar. La inquilina de Wildfell Hall (1848), segunda y última novela de Anne Brontë, une al bello relato de un amor prohibido e invernal el retrato intensísimo del fracaso de un matrimonio degradado por el abuso y la violencia, descrito ”con una predilección morbosa por lo grosero, cuando no brutal” que escandalizó y repugnó a sus contemporáneos. De hecho, todavía hoy, la dureza, audacia y auténtico rigor de esta novela siguen siendo igual de sorprendentes y desafiantes.


                                                      
La autora

Anne, la menor de las hermanas Brontë, nació en 1820 en Thornton (Yorkshire), pocos meses antes de que la familia se trasladara a Haworth, donde su padre, el reverendo Patrick Brontë, había sido nombrado vicario perpetuo. Muerta la madre en 1821, Anne fue educada en familia por su padre y su tía, Elizabeth Branwell, hasta que a los quince años ingresó en Roe Head, la escuela donde su hermana Charlotte era maestra. Entre 1839 y 1845 fue institutriz en diversas casas, y de su experiencia en este trabajo surgió su primera novela, Agnes Grey, que se publicaría en 1847 juntamente con Cumbres borrascosas, de su hermana Emily; un año antes, bajo el seudónimo que nunca abandonarían de Acton, Ellis y Currer Bell, las tres hermanas habían conseguido publicar un volumen de Poemas. En 1848, aparecería la segunda y última novela de Anne, La inquilina de Wildfell Hall. Poco después, en mayo de 1849, murió de tuberculosis en Scarborough.

Impresiones

Anne Brontë es la hermana menos conocida de estas tres escritoras del siglo XIX. Yo ya había leído Jane Eyre, de Charlotte, y Cumbres Borrascosas, de Emily, y ambas me gustaron, pero no tanto como La inquilina de Wildfell Hall. Novela que, a partir de ahora, va a ser una de mis favoritas; de hecho, le he dado la máxima puntuación, y no suelo darla muy a menudo.

La novela fue publicada en 1848 bajo seudónimo masculino (Acton Bell) y no fue muy bien recibida en esa sociedad tan cerrada y machista, ya que Anne trataba temas “feos” y duros como los malos tratos o los estragos del alcoholismo, asuntos que en esa época se suponían vulgares y se tapaban quedando en el ámbito privado. Fue una novela bastante atrevida que criticaba la situación de dependencia de la mujer al hombre y los convencionalismos sociales. Abogaba por una mayor libertad para la mujer y de ahí que no fuera muy bien recibida.

La novela está dividida en 53 capítulos, con tres partes bien diferenciadas. En la primera parte es donde nuestro protagonista Gilbert Markhan conoce a Helen Graham, viuda que junto a su hijo se ha trasladado a vivir a la ruinosa Wildfell Hall. Está primera parte, está escrita, al igual que la tercera, en forma epistolar. Gilbert escribe cartas a su amigo Halford para contarle lo que aconteció en el otoño de 1827 y cómo conoció a la misteriosa Helen Graham. Mujer que parece esconder un gran secreto y cuyo carácter retraído y poco sociable empieza a atraer sospechas en la vecindad.

La segunda parte está escrita en forma de diario y narra la vida de Helen antes de llegar a Wildfell Hall. Narrada en primera persona por Helen, vamos a ir conociendo su gran secreto y la vida no tan fácil que le toco vivir.

De forma sencilla y amena, Anne nos describe esa sociedad en la vivió, a la vez que la critica. A través de una historia en la que no falta la intriga y el misterio, el amor y la amistad, vamos conociendo la forma de vida de la Inglaterra rural del siglo XIX.

Como ya he dicho antes, a mí me ha atrapado desde el principio y la he disfrutado mucho y eso que yo ya sabía cuál era el secreto que ocultaba Helen. Aunque creo que es mejor no saber nada y por eso os recomiendo que antes de su lectura intentéis no conocerlo. Es una historia bien contada, con una prosa sencilla, ágil y amena, una novela entretenida y atrevida para la época. Hay estudiosos que la consideran una obra feminista y teniendo en cuenta cuando fue escrita, me parece que si lo fue.

He disfrutado con la historia, he disfrutado con los personajes y he disfrutado con la descripción de esa sociedad. He disfrutado de la forma de escribir de esta autora. No he leído su primera novela, Agnes Grey, pero seguro que no tardo en hacerlo. Os recomiendo esta novela, creo que os gustará.

5 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla

jueves, 8 de febrero de 2018

Mis lecturas de enero


Hoy os traigo mis lecturas del mes de enero, no ha sido un mal mes, he leído un total de 7 novelas más dos libros que más bien son manuales y por lo tanto no os los voy a mencionar, porque no son muy interesantes. Son mucho más interesante las novelas…

Empecé el mes leyendo las dos novelas que me faltaban de Ibon Martín:


Las dos pertenecen a la serie protagonizada por escritora Leire Altune y la ertzaina Ane Cestero.  Me ha gustado más El último akelarre (3,5 estrellas en goodreads) que La jaula de sal (3 estrellas), posiblemente porque el asesino de la primera me sorprendió más que en la segunda, que me resultó algo previsible. Son novelas policiacas entretenidas, que mantienen cierta intriga y que con la investigación de las dos protagonistas se consigue la resolución de los casos.

También he dado 3 estrellas a El crimen del conde Neville de Amélie Nothomb, una novela de corta extensión que se lee en un rato y que me ha parecido entretenida con ese humor ácido que destila la autora.



Por otro lado, he tenido una decepción con una supuesta gran dama del crimen, Mary Higgins Clark. En su última novela publicada, Negro como el mar, nos prometía una novela al estilo de las grandes damas de las novelas de misterio clásicas, un crimen en un lujoso transatlántico con numerosos sospechosos. Y me he encontrado con una novela previsible y carente de intriga, con personajes forzados y situaciones no creíbles. Le he dado 2 estrellas.




Y, por último, con 4 estrellas cada uno, tengo tres novelas que me han gustado mucho.

Asesinato en Charlton Crescent es una magnifica novela de la Golden Age, un ¿quién lo hizo? en toda regla. Escrita por una autora poco conocida en la actualidad, Annie Haynes, pero que fue considerada rival de Agatha Christie. Tenéis reseña en el blog por si queréis saber más sobre ella. No os perdáis esta novela.



Castigos justificados, de la que también tenéis reseña, es la quinta novela protagonizada por Sebastian Bergman y la unidad de homicidios capitaneada por Torkel. Un thriller que te mantiene pegado a sus páginas y con un final sorprendente.



Ritos funerarios es una novela que me ha sorprendido, me ha hecho sentir lo mismo que iban sintiendo la protagonista y demás personajes de la novela. Para ser la primera de la autora, lo ha bordado. Consigue que visualicemos la Islandia del siglo XIX. También tenéis reseña.



Y hasta aquí me lecturas de enero.

Nos leemos,

Ayla

lunes, 5 de febrero de 2018

Ritos funerarios, de Hannah Kent






Basada en la historia real de la última mujer decapitada en Islandia, acusada del brutal asesinato de dos hombres, Ritos funerarios es una novela de suspense y de pasiones íntimas con el trasfondo del paisaje helado de la Islandia del siglo XIX. Agnes, mientras espera la hora de su ejecución, es confinada en la granja de un matrimonio y de sus dos hijas. Horrorizada, la familia ni siquiera quiere hablar con ella. Tan solo el joven ayudante de un pastor intenta comprenderla y salvar su alma. A medida que sus conversaciones progresan y el invierno deja su huella, el dilema se afianza: ¿fue Agnes culpable o no de los terribles hechos de que la acusan?


La autora

Hannah Kent nació en Adelaida (Australia) en 1985. Cofundadora y subdirectora de la revista literaria Kill Your Darlings, en 2011 ganó con Ritos funerarios, su primera novela, el Writing Australia Unpublished Manuscript Award. También en 2011 fue jurado de una de las becas Peter Blazey del Australian Centre de la Universidad de Melbourne. Ritos funerarios ha sido traducida a veinte lenguas.

Impresiones

Qué decir de esta novela que ya no se haya dicho. Empecé a oír hablar de este libro más o menos hace un año y todo eran alabanzas. Me llamó la atención, pero lo fui dejando pasar pues tantas buenas opiniones me echaban para atrás. Pero he de decir que no se equivocaban, que el libro es muy bueno y que merece la pena leerlo. Para ser la primera novela de la autora, lo ha bordado. Yo ya tengo preparada para su lectura, su segunda novela, Los Buenos, ambientada esta vez en Irlanda.

Es la historia de Agnes Magnúsdóttir, la última persona ejecutada en Islandia, condenada por participar en los asesinatos de Natan Ketilsson (su patrón y amante) y Pétur Jónsonn (amigo del anterior) en la noche del 13 al 14 de marzo de 1828 en Illugastaôir, en la península de Vatnsnes, en el norte de Islandia.

La interpretación de los asesinatos y ejecuciones se ha basado en años de investigación de la autora, la cual ha tenido acceso a archivos ministeriales, registros parroquiales, censos, historias y publicaciones locales e incluso ha hablado con muchos islandeses que todavía recordaban la historia de esta mujer.  Al principio de los capítulos encontramos documentación real de la historia.

Pero lo destacable de la novela, no es la historia en sí de los asesinatos, si no como está contada. Evidentemente vamos a ir sabiendo que pasó esa noche para que Agnes junto con Friôrik y Sigridur, mataran a dos personas e incendiaran la casa en la que vivían. Pero lo importante o como he dicho antes, lo destacable de la novela, es la forma que tiene la autora de contarnos la historia, como vamos a sentir la angustia, la tristeza y la soledad que Agnes va sintiendo en esos 6 meses antes de la ejecución. No va a estar sola, pues como en Islandia no había cárceles es enviada a vivir a una granja para que sus dueños la tengan en custodia antes de la ejecución. Ahí Agnes, a pesar de estar rodeada de gente, que en un principio la temen (normal, es una asesina) se siente sola y quiere contar su historia. También se le envía un pastor para ayudarla a redimirse de sus pecados y aceptar la muerte, a prepararla para la ejecución. Y es a ese pastor, el reverendo segundo Porvardur Jónsson, al que le va a ir contando su historia desde su nacimiento. Una historia triste y dura que la va a hacer como es.

En el libro vamos a apreciar diferentes temas: la soledad de la sociedad en general, las granjas estaban muy lejos unas de otras y había épocas en las que no veían a prácticamente nadie fuera de los habitantes de la granja; la pobreza extrema de los campesinos; el clima; la luz y la oscuridad y como afectan a la vida, etc. La autora consigue que visualicemos la vida allí y nos describe muy bien esa Islandia de mediados del s. XIX.

Pero lo que más me ha gustado es como retrata o describe los sentimientos de Agnes, como llegas a empatizar con una asesina o posible asesina, pues no está muy claro lo que sucedió esa noche; cómo vas comprendiendo el porqué de esos asesinatos, te metes casi en la piel de la protagonista. Pero no solo de la protagonista, si no también de la familia que la custodia, ese miedo que tienen al principio, ese temor a lo que les puede suceder al tenerla allí con ellos y como poco a poco se van a abriendo unos a otros. También vamos a meternos en el papel del reverendo y como intenta ayudarla a través de la religión.

No os estoy contando nada, no estoy haciendo spoiler, son las sensaciones que vas teniendo al leer el libro por lo que merece la pena leerlo. No se puede contar, porque me imagino que cada uno sentiremos cosas diferentes al leerlo, pero os aseguro que no os deja indiferente.

Por todo ello, os recomiendo que lo leáis, que no hagáis como yo y lo dejéis pasar tanto tiempo, no os defraudará.

4 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla

lunes, 29 de enero de 2018

Negro como el mar, de Mary Higgins Clark


Un crucero de glamour en un transatlántico de lujo se vuelve letal en la última novela de Mary Higgins Clark, la reina del suspense

Solo desea huir de la humillante escena del arresto de su prometido la víspera de su boda. Celia Kilbride, experta en joyas, acepta un puesto de trabajo en el transatlántico Queen Charlotte para escapar de la atención pública. Allí conoce a Lady Emily Haywood, de ochenta y seis años, dueña de un collar de esmeraldas de incalculable valor que desea donar a un museo tras el crucero.
Pero el tercer día de travesía encuentran a Lady Emily muerta y el collar ha desaparecido. La lista de sospechosos no hace más que crecer. Celia se dispone a encontrar al asesino sin darse cuenta de que se ha puesto en peligro mortal antes de que el crucero llegue a su fin.

La autora

Mary Higgins Clark nació en Nueva York y cursó estudios en la Universidad de Fordham. Está considerada una de las más destacadas autoras del género de intriga, y sus obras alcanzan invariablemente los primeros puestos en las listas de best sellers internacionales. Sus últimos libros publicados en castellano son Mentiras de sangre, Sé que volverás, Los años perdidos, Temor a la verdad, Asesinato en directo, El asesinato de Cenicienta, Fraude al descubierto, Legado mortal y Vestida de blanco.

Para más información, visita la página web de la autora (maryhigginsclark.com).

Impresiones

Ya sabéis que me gustan las novelas de la Golden Age, las novelas clásicas de misterio a lo Agatha Christie. Cuando leí la sinopsis de este libro, me llamó la atención pues parecía prometer una novela de este estilo. Un lujoso transatlántico en el que se embarcan una serie de personas muy distintas entre sí y en el que, en mitad de la travesía, se va a cometer un crimen. No me digáis que no pinta bien, un típico libro de habitación cerrada o espacio cerrado, muy habitual en las novelas de nuestra querida Agatha o de los escritores y escritoras de esa época.

Después de leer, no hace mucho, dos novelas que me gustaron mucho de este estilo, Asesinato en Charlton Crescent de Annie Haynes, autora poco conocida, pero de la época de Agatha Christie, y Muerte en los Hampston de Ana Bolox, escritora actual pero que no tiene que envidiar nada a los escritores clásicos de principio del siglo pasado; decidí darle una oportunidad a este libro, pues pintaba muy bien. 

Pintaba bien, pero no ha cumplido nada mis expectativas. Antes de nada, he de decir que si he leído alguna novela de esta autora y ni punto de comparación. No sé si no la ha escrito ella, sino un negro como se dice por internet, o que ya no es lo que era.  En octubre leí Vestida de blanco, escrita por ella junto a Alafair Burke y me gustó, por lo que me inclino a que, a lo mejor, no es ella la que escribe, sino que solo pone su nombre para vender más. No sé ¿qué opináis?

Sigamos hablando de la novela que nos ocupa hoy. La cogí con ganas (había visto buenas opiniones de ella en Amazon y en Goodreads) esperando encontrarme con una historia “parecida” a esos clásicos que tanto me gustan y no he encontrado nada de ellos. Es una novela totalmente previsible, algo forzada, con unos personajes planos y unos diálogos superficiales que hace que no te atrape nada la trama. Una trama poco desarrollada, sin intriga, simple, que no consigue atraparte. Un final nada sorprendente que se soluciona porque sí, sin una investigación ni pistas ni nada, ¡si desde el principio ella sola va descartando sospechosos! Se puede decir que me ha defraudado mucho. Lo único positivo que le puedo sacar a la novela, es que la forma de narrar es sencilla y se lee rápido, menos mal…

Así que, si todavía os preguntáis si recomiendo la novela, mi respuesta es que no la recomiendo. Me ha aburrido, me ha parecido insulsa y creo que he tirado el dinero en su compra. A ver, seguro que hay gente que discrepa, para gustos los colores como se suele decir. Yo estoy acostumbrada a leer novela negra y he leído mucho a Agatha Christie, por lo que en esta clase de novelas espero más y no una trama tan simple en la que la intriga no aparece ni se la espera, brilla por su ausencia.

2 estrellas en Goodreads

Nos leemos,

Ayla


martes, 23 de enero de 2018

Castigos justificados (Sebastian Bergman 5), de Michael Hjorth y Hans Rosenfeldt






Una estrella de televisión es hallada muerta de un tiro a la cabeza en una escuela abandonada. Su cuerpo se encuentra de cara a la pared y, atadas a una silla del aula, unas hojas de examen. A juzgar por el número de respuestas incorrectas, la víctima suspendió el examen más importante de su vida.


Este horrible asesinato es el primero de una serie de muertes que tendrán como víctimas a personajes famosos. La Brigada Criminal de Torkel Hölgrund se encargará del caso y sólo gracias a la pericia de Sebastian Bergman lograrán, siguiendo las pistas halladas en chats de internet y en cartas anónimas publicadas en los periódicos, resolver el misterio.

Los autores

Michael Hjorth es uno de los más famosos productores de cine y televisión de Suecia y un guionista muy reconocido, cuyo trabajo incluye los guiones de varias de las películas de Wallander de Henning Mankell.

Hans Rosenfeldt es el principal guionista de Suecia, el creador de la serie de televisión de mayor éxito escandinavo de todos los tiempos: la premiada serie policiaca “The Bridge”.

Impresiones

Recién terminado el libro solo tengo que decir que ¡vaya final!, me ha sorprendido… ¿y ahora que hacemos hasta que publiquen el nuevo libro?

Por partes, para los que no conozcáis esta serie, se trata de novelas negras, thrillers en toda regla, en los que no tienes ni un momento de relax; son trepidantes y tremendamente adictivos. Esta que hoy os traigo es la quinta de la serie y al igual que sus predecesoras me ha gustado mucho, me ha tenido enganchada y he vuelto a disfrutar con el equipo de Torkel y con Sebastian Bergman, los cuales se enfrentan a un asesino listo y despiadado, que visto que ya no prima la inteligencia y la educación en este mundo, sino que lo importante parece ser salir en la televisión, hacerse famoso de forma fácil, decide matar a aquellos que se han hecho famosos por el mero hecho de salir en un reality y aquellos que se lo han permitido, pero les ofrece una forma de salvarse, si aciertan al menos una tercera parte del examen que los tiene preparados.

Buena premisa para el inicio del libro, ¿no? Todo esto aderezado con las historias de los miembros del equipo de Torkel, la Unidad de Homicidios. Esta vez el protagonismo va a recaer en Vanja, algo que no os puedo desvelar si no habéis leído las anteriores, la tiene algo irritada, no sabe qué rumbo tomar en su vida y está prácticamente enfadada con todos, en especial con su madre, con su padre y con Sebastian, ¿qué habrá hecho esta vez Bergman? Aunque si he de ser sincera, no me ha gustado Vanja, demasiados reproches y amargura para una cosa que, visto desde fuera, recrimina más de lo que debiera, te pueden haber mentido, pero creo que tampoco lo hicieron con maldad.

Úrsula vuelve a trabajar de pleno en la Unidad, pero algo la incómoda, algo relacionado con Torkel, y a éste parece que la vida le vuelve a sonreír… Y Billy, no nos olvidemos de Billy, si habéis leído el anterior libro sabréis porque lo digo. Y por supuesto nos encontramos con Sebastian, el más carismático psicólogo criminal de las novelas negras; volvemos a ver su cara más tierna pero también su cinismo, egoísmo, etc. Un placer volvernos a encontrar con estos personajes.

Resumiendo, que os tengo que recomendar este libro y toda la serie si no la habéis leído. Un libro que te mantiene en tensión durante toda su lectura y con un final de infarto que hace que quieras más. Bien escrito y con una trama interesante que te hace reflexionar: en qué mundo vivimos que prima más salir en televisión haciendo gansadas o contando con quién te acuestas que ser una persona, como dirían las abuelas, de provecho. Pero evidentemente, aunque el asesino tenga en cierta forma razón, no es para ir asesinando a la gente. Y por eso, el equipo de Torkel tiene que pararle los pies. Y ya os digo que vais a disfrutar con la “caza” a este asesino.

Una novela adictiva que no vais a poder dejar de leer.

4 estrellas en Goodreads.

Nos leemos,

Ayla